Comunidad sustentable

Una comunidad sustentable es aquella que se organiza para buscar prevenir y solucionar problemas ambientales de su localidad, así como para realizar acciones que vayan llevando a la comunidad hacia un desarrollo local sustentable.

En Fundación Florycanto ofrecemos a comunidades rurales y urbanas que tengan interés de mejorar el medio ambiente de su localidad, una metodología participativa para implementar un modelo de gestión ambiental comunitaria. Ayudamos a organizar a la comunidad para realizar un plan de acción ambiental a partir de un diagnóstico participativo, y a relacionarse con actores clave para llevar a cabo las acciones propuestas.

Tlalmanalco

De 2003-2005 trabajamos con 3 comunidades rurales marginadas del municipio de Tlalmanalco, Estado de México. El enfoque principal de nuestro trabajo fueron los huertos comunitarios y familiares, aunque también se dieron talleres de medicina tradicional a las mujeres y talleres de educación ambiental a los niños. En una comunidad realizamos además un proyecto titulado “Un futuro limpio: construyendo juntos un modelo de reciclaje en la Colonia 21 de Marzo”, mismo que fue apoyado por Dibujando un Mañana y la Interamerican Foundation. En este proyecto se trabajó con toda la comunidad, aunque especialmente con niños, jóvenes y las mamás que trabajaban en el huerto. Ellos recibieron capacitación en el manejo adecuado de residuos desde el hogar y juntos detectamos compradores locales de residuos reciclables para canalizar los residuos de forma adecuada. Además hicimos un compostero comunitario para transformar los residuos orgánicos en composta. Junto con toda la comunidad y con apoyo del servicio de limpia del municipio de Tlalmanalco, realizamos varias campañas de limpieza comunitaria. Un grupo de niños, jóvenes y mamás fueron a entrevistar a la presidenta municipal y sus regidores para pedirles medidas más sustentales para el manejo y disposición final de la basura del municipio.

4.1

El Gusano, Guanajuato

En 2010, Fundación Comunitaria del Bajío nos invitó a trabajar en una comunidad expulsora de migrantes llamada “El Gusano”, situada a 30 minutos de Dolores Hidalgo por camino de terracería. El objetivo era sentar las bases para que la comunidad empezara a promover acciones para la sustentabilidad local. Durante un curso de verano de 3 semanas, nos enfocamos principalmente a la sensibilización y educación ambiental de 50 niñas y niños en los temas de residuos, agua, suelo, flora y fauna, bosques. Además trabajamos con madres de familia y promotoras comunitarias para realizar un diagnóstico sobre los principales problemas ambientales de la comunidad. Tras detectar que la basura era el problema más grave, organizamos una campaña de limpieza comunitaria con toda la comunidad,  gestionamos la recolección de basura con las autoridades locales, capacitamos a mamás y niños en la separación adecuada de residuos y gestionamos la recolección permanente de reciclables con un comprador local de residuos. También realizamos una campaña de reforestación con árboles gestionados a través del vivero de las autoridades locales de Dolores Hidalgo. Las niñas y niños hicieron letreros con mensajes ambientales que se colocaron a todo lo largo de la comunidad.

4.2