Metodología

Pasos para la implementación

PASOS

Sensibilización ambiental

La sensibilización ambiental es el punto de partida de cualquier proyecto de educación y gestión escolar para el desarrollo sustentable.

El compromiso de alumnos, maestros y padres de familia con el proyecto dependerá en gran medida de que conozcan los problemas ambientales y logren tomar conciencia de que existe una estrecha relación entre sus hábitos de vida y los problemas ambientales a nivel local y global.

3.7.1

Hace falta una nueva CONCIENCIA PLANETARIA, en la cual los seres humanos nos reconocemos como parte de un TODO estrechamente interrelacionado”

Organización de la comunidad

El Modelo de Educación y Gestión Escolar para el Desarrollo Sustentable, requiere de una adecuada organización  que comprometa a los alumnos, docentes, personal administrativo y de mantenimiento, dirección y madres/padres de familia, en la búsqueda de soluciones creativas  a los problemas ambientales que identifique dentro de su escuela.

Por ello, el segundo paso en la implementación del Modelo es promover procesos de participación infantil y organizar el Comité Ambiental Escolar, o Comité del cuidado del medio ambiente y limpieza del entorno (SEP), con representantes de toda la comunidad escolar(dirección, maestr@s, alumn@s, personal administrativo, de mantenimiento, madres/padres de familia).

3.13.1.1.1D

Capacitación metodológica

Para lograr la sustentabilidad del modelo en la escuela, es importante que los maestros y el comité ambiental se apropien de la metodología del modelo. Para ello se realizan talleres metodológicos a maestros por un lado y al comité ambiental por otro. El objetivo de estos talleres es capacitar los actores clave en la metodología del modelo de educación y gestión escolar para el desarrollo sustentable y lograr su activa participación en la organización del proyecto a corto, mediano y largo plazo.

3.7.3
3.7.3.2
3.7.3.3

Diagnóstico

Para obtener el diagnóstico ambiental de la escuela, proponemos una metodología participativa que involucra a toda la comunidad escolar, especialmente las niñas y los niños.  Esta metodología llamada “Campaña de los detectives del cambio climático” está inspirada en un modelo alemán (“Klimadetektive in der Schule”, Tilman Langner) y la hemos adaptado a la realidad mexicana con permiso del autor.

La Campaña de los “Detectives del cambio climático” es una campaña realizada por todos los alumnos de la escuela y con apoyo de maestros y del comité ambiental, que tiene como objetivo descubrir, tema por tema, todos los aspectos de nuestra vida diaria que influyen en los problemas ambientales en general, y en el cambio climático en específico: consumo de agua, de energía, producción y consumo de bienes, manejo de residuos, áreas verdes, transporte escolar, etc.

Existe una campaña por cada uno de los temas, aunque también se puede realizar una campaña que abarque todos los temas a la vez.

¿Qué vamos a diagnosticar? Aunque la propuesta del modelo es realizar primero un diagnóstico de todos los aspectos ambientales de la escuela y después priorizar el o los temas ambientales a trabajar durante el primer año del programa, nuestra experiencia nos ha mostrado que las escuelas prefieren definir de antemano el tema ambiental con el que quieren comenzar el proyecto, y en todos los casos ha querido comenzar por el tema de los residuos sólidos, probablemente porque en México es el problema ambiental más sentido.

Realizar un documento de diagnóstico: El comité ambiental escolar sistematiza los resultados de la campaña de los detectives y la integra con toda aquella información que se ha recabado de otros actores de la escuela como maestros y padres de familia, y redacta el diagnóstico ambiental de la comunidad escolar. Este será el punto de partida del paso 5: el proyecto ambiental del ciclo.

3.13.1.1.1H
3.7.4B

Proyecto

Para elaborar un proyecto ambiental participativo para el ciclo escolar, el primer paso es dar a conocer los resultados de la campaña de los detectives a toda la comunidad escolar. Será a partir de este diagnóstico participativo que los alumnos desarrollarán sus propias propuestas de acción ambiental para el proyecto ambiental del ciclo escolar en curso.

El comité ambiental integrará, a partir de las agendas y las propuestas de toda la comunidad escolar, el proyecto ambiental escolar en el tema priorizado, en los siguientes ámbitos:
Plan de Acción (gestión escolar): Aquí se deben sistematizar y organizar todas las actividades propuestas en las agendas grupales para abordar la solución del problema ambiental priorizado. Además se integran algunas propuestas clave de los demás sectores de la comunidad escolar: dirección, administración, mantenimiento y madres/padres de familia.

Propuesta curricular (ámbito pedagógico): Se elabora una propuesta de integración en la curricula escolar de los temas correspondientes al problema  priorizado en el plan de acción. Por un lado se busca hacer referencia con los temas ambientales tratados en los libros de texto de la SEP y/u otros que se usen en la escuela. Por otro lado se proponen unidades didácticas que busquen profundizar en el tema. La integración debe llevarse a cabo de forma TRANSVERSAL y respetando el plan de estudios establecido. Para la realización de esta propuesta se sugiere formar un subcomité especial con maestras de ciencias naturales y otras, y que trabaje estrechamente con el comité ambiental.

Plan de Relación con la Comunidad (ámbito de relación con el entorno): Aquí se deben de considerar todas las actividades que la escuela quiera realizar para proyectar su acción sobre el ambiente a la comunidad que la rodea (relación con las familias, con la vecindad, con ONGs, gobierno, empresas, etc., acciones de incidencia pública, etc.).

Se sugiere que la escuela empiece con un proyecto ambiental en uno o máximo dos temas durante el primer ciclo escolar. Una vez que el proyecto haya concluido con éxito (por ejemplo: si el tema fue “manejo adecuado de residuos sólidos y consumo responsable”, que toda la comunidad escolar esté minimizando, separando y reciclando de manera adecuada los residuos en la escuela, y haya adquirido conocimientos sobre los ciclos de vida del los materiales que recicla, como papel, PET, aluminio, vidrio, materia orgánica, etc.), se puede empezar un proyecto en otro tema que la escuela haya priorizado (por ejemplo: ahorro de agua, captación pluvial, etc.).

3.7.5A
3.7.5B
3.7.5C

Certificación

La Fundación no cuenta con un proceso de certificación propiamente dicho, aunque en las escuelas que operamos en alianza con Proeducación, las escuelas por sí solas ya se reconocen como “escuelas sustentable”.

Nuestra apuesta de certificación inicial había sido colaborar con otras instituciones, sobre todo gubernamentales, pero en México sólo hubo intentos de reconocer la educación para el desarrollo sustentable en dos ocasiones.

  • Durante el periodo del presidente Fox (2000-2006), existió un Programa llamado “Escuela Limpia”, que otorgaba este título a aquellas escuelas que se comprometieran con el manejo adecuado de residuos sólidos, pero no se trató de una certificación propiamente.
  • Durante el periodo del presidente Calderón, en 2011, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) lanzó una prueba piloto de certificación ambiental a escuelas. El así llamado “Programa Escuela Verde”. Sin embargo, a partir del cambio de presidencia en el 2012, el PRI cierra el programa y no ha habido ningún interés del gobierno actual por darle absoluta importancia a la educación para el desarrollo sustentable.